sábado, 14 de febrero de 2009

Ese instante

La tensión había rebasado todos los límites. Un ciego ejército de hormigas corría desesperado por sus venas, la conciencia disolviéndose aceitosa rumbo al precipicio sin fin, el cuerpo crepitante al acecho del momento inevitable.

No pudo más y la besó.

4 comentarios:

  1. Yo le tengo fobia a las hormigas desde que llegue al final de 100 An~os de Soledad

    ResponderEliminar
  2. ja, ja,ja: pobre aquel que no ha sentido esa carrera de hormigas por las venas...

    Un beso, mi querido Guillermo

    ResponderEliminar
  3. Los derechos de autor del blog "El Microbio Terrible" de Guillermo Mendizábal fueron registrados íntegramente por él con permiso para distribuir reconociendo la autoría. Licencia de "Creative Commons": http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/mx/
    EN CASO DE PLAGIO PROCEDEREMOS JURÍDICAMENTE

    ResponderEliminar

Bookmark and Share