domingo, 27 de diciembre de 2009

Conmemoración de todos los hombres

Ilustración de Okwui Enwezor

Una de sus noches, soñó ser todos los hombres: era cada rostro, toda piel, una y otra y otra cosmovisión, la inmensidad del número de mundos habitados por los hombres en la Tierra.

Se soñó poeta y tirano, sabio y asesino. Hombre de tierra, de Dios, de dinero, saboreó las formas de la felicidad y se hundió en las más oscuras tristezas. Encontró la gloria y el anonimato, el ostracismo y la influencia. Resistió y combatió, amó y despreció la vida. Fue uno y fue otro ante otros, amó y odió con fuego. Murió todas las muertes.

Sintió acumularse en sí todos los pensamientos, emociones, destinos, lugares e incertidumbres de cada uno de los hombres que fueron y son; todas las peguntas, cada una de las respuestas posibles confluían en él, lo conformaban en pletórico apretujamiento.

Despertó súbitamente. Vomitaba sangre.

6 comentarios:

  1. Mi querido Guillermo, soy Lena, de entrada confieso que me parece que este cuento es el que más honor hace al nombre de tu blog: es en sí un microbio terrible, se mete en uno, te contagia sin que te des cuenta y te deja con la sensación de su avance obligándote a más de una lectura para poder, más o menos, establecer por dónde y cómo ha golpeado tan fuerte. Es quizás la narración más compleja de las que aquí tienes y algo hay de entrada en ella que porvoca un rechazo: unotiene que serenar el alma para no indigestarse con los mensajes, con las palabras-dardo, y tomar aire para leer y releer cuantas veces haga falta. Y es que resulta que tu sueño-pesadilla es una especie de Cancerbero con el cual combatir para poder cruzar por las "puertas" o "entradas" del peculiar infierno que aquí ofreces, y poder en consecuencia habitar en sus "moradas" por el tiempo requerido para comprenderlas y asimilarlas. Toda experiencia infernal debe cuajarse en temple. Tu cuento tiene "duende", diría Lorca tal vez, y obliga en el lector una posesión no mends digna: uno tiene que sacar su propio "duende" para poder enfrentarse a ti con calmo paso, faca a faca, cara a cara, y ser cada uno de esos hombres que han sido y son en el relato. Hay algo de vorágione y vórtice a la vez, y en la sujeción en el pendular al que obligas está el evitar la saturación de mensajes rápidos, la explosión-implosión, la náusea, el vómito. Impulsas el columpio del lector sin piedad, y éste debe hacer un esfuerzo por no dejarse ir en tus vaivenes si es que quiere "dialogar" contigo. Raptas de golpe, pero uno puede no dejarse raptar así, sino ser un poco más parsimonioso y permitir el rapto (porque éste es inevitable) por etapas. Hacerlo, sin embargo, implica asumir el contagio: uno va a ser poseído por este microbio terrible que se asentará porigual en los pulmones (asfixiándonos a veces), en el corazón (cambiándonos ritmos de latidos) y en el cerebro (volviéndolo un caldero de ebulliente resurrección). Es, finalmente, un microbio maravilloso, bien pensado, bien amarrado y muy provocador; es una invoitación a eso que señalas en el título: la conmemoración, la celebración, de todos los hombres (y aquí acalro que para mí es más bien de el Hombre, el ser humano, sin distinción de género).¡Bravo! Que no te extrañe que regrese otro día a comentar alguna otra idea: fluyen con cada lectura. Por lo pronto, un abrazo grande, otro "¡bravo" y un beso. Estaré muy atenta a lo siguiente...

    ResponderEliminar
  2. Este relato me hace pensar en un hombre que es como un hoyo negro, donde se deshilvana el tiempo y el espacio, tirando, de un hilo finísimo.

    ResponderEliminar
  3. ¡Muy bueno! me gustó mucho tu escritura porque viaja a traves de todas las cosas y se detiene para tocar las esencias.
    El hombre es esencia y es también una cosa. (cuando se deja llevar hasta ese extremo)
    Volveré por aquí,donde se aprende a escribir y es un placer leerte.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  4. Odió con el odio de todos los hombres y le vomitó al amor el odio de otros hombres. Mató como tirano de tierra sin Dios, se soñó sabio y fue otro ante sí mismo, una de sus noches, acumuló respuestas sin preguntas, resistió y combatió a otra piel con fuego.

    ResponderEliminar
  5. Los derechos de autor del blog "El Microbio Terrible" de Guillermo Mendizábal fueron registrados íntegramente por él con permiso para distribuir reconociendo la autoría. Licencia de "Creative Commons": http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.5/mx/

    EN CASO DE PLAGIO PROCEDEREMOS JURÍDICAMENTE

    ResponderEliminar
  6. Excelente. Memo: vives en lo que escribiste...¡eres eterno!

    ResponderEliminar

Bookmark and Share